RANDALL AIKEN

|| CARRERA ||


Participó en 59 conflictos y operaciones militares a gran escala contra el Covenant entre 2525 y 2532. Por el contrario, tuvo muy pocos contactos con insurgentes humanos antes del comienzo de la Guerra Humano-Covenant, aunque participó en un esfuerzo fallido por recuperar a su compañero Spartan Soren-066. Este antiguo aliado había planeado desertar del lado de los rebeldes después de complicaciones durante su proceso de aumento. Se creía que Soren había perecido durante su fuga de Reach, lo que supuso un duro golpe para la confianza de Randall, aunque superó el obstáculo gracias al estímulo del Suboficial jefe Franklin Méndez.

En 2532, durante la Batalla de Vodin, Randall-037 se creyó perdido durante un compromiso espacial orbital con el Covenant. La ONI lo consideró un "activo irrecuperable", siendo oficialmente catalogado como MIA (Perdido en acción). En realidad, Randall cayó a la atmósfera de Vodin y se sumergió en la superficie, sobreviviendo al impacto al aterrizar en uno de los océanos de la colonia. Fue rescatado días después por los lugareños que también habían sobrevivido al asalto alienígena. Aunque resultó gravemente dañada en el ataque, la colonia seguía siendo habitable y Randall se integró con los supervivientes locales mientras se recuperaba de sus heridas.

Con todo el equipo de comunicación y transporte destruido en el ataque, el spartan vivió con los supervivientes de Vodin durante toda una década, incluso se casó con una de las colonas. Para cuando la colonia recuperó el contacto con la UNSC, sus lazos con el pueblo de Vodin y su esposa eran demasiado fuertes para que volviera al servicio. Randall-037 ahora llamado - Aiken - decidió en cambio mantener un perfil bajo y permanecer en Vodin. En 2545, él y su esposa tuvieron una hija llamada Natalie. Trágicamente, la esposa de Aiken murió durante el parto. En 2546, la ONI finalmente lo localizó e hizo planes para reintegrarlo al servicio, ya que lo veían como una inversión masiva del programa SPARTAN-II. Cuando este se negó, la Oficina de Inteligencia Naval lo consideró comprometido y ya no viable como spartan y por lo tanto hizo planes para "desmantelarlo". Aiken se resistió enérgicamente y finalmente negoció un acuerdo en el que la ONI revirtió muchos de sus aumentos (en un proceso insoportable) a cambio de su liberación del servicio al UNSC.

Después de que sus tratos se completaron, Aiken y su hija dejaron Vodin y se dirigieron a la remota colonia de Sedra donde se inscribió como parte de la Guardia Colonial. Gracias en gran parte a su amplia formación e historia, en 2556 avanzó a líder del ala local de la Guardia como Coronel.